El prestigiado semanario Zeta, publicado en Tijuana, México, y especializado en narcotráfico y corrupción política, publicó la semana pasada otra entrega de su investigación continua sobre la violencia del crimen organizado en México.

En los primeros 14 meses del gobierno de Enrique Peña Nieto se registraron 23,640 asesinatos en México relacionados con el narcotráfico o el crimen organizado, según Zeta.

A pesar del discurso del gobierno de Peña Nieto sobre una supuesta disminución de la violencia, el semanario Zeta ha documentado tantas ejecuciones como durante el gobierno de Felipe Calderón, el anterior presidente mexicano.

Durante el gobierno de Calderón, se registraron entre 70,000 a 100,000 ejecuciones en seis años.

Solamente en enero de 2014, Zeta documentó 1,425 ejecuciones relacionadas con el crimen organizado.

Adela Navarro Bello, directora del semanario Zeta, explicó que se trata de “balaceados, ahorcados, desmembrados, colgados, encontrados en fosas clandestinas, a orilla de carreteras y con el tiro de gracia, entre otros”.

El presidente Peña Nieto y sus funcionarios de seguridad sostienen que el número de homicidios ha descendido hasta en 16%. Sin embargo, no han ofrecido datos duros al tiempo que las cifras gubernamentales se contradicen, según el reportaje de Zeta.

Desde el principio de su gobierno, Peña Nieto ha enfatizado temas como la economía en luagr del narcotráfico o la violencia.

La investigación de Zeta sostiene que en 14 meses de gobierno de Peña Nieto, la cifra de víctimas de la violencia llegó a los 23,640.

De esta manera, según Zeta, Peña Nieto superó los 20,000 ejecutados, manteniendo los niveles de violencia que se registraron desde la época de Calderón.