SAN DIEGO - Las autoridades de inmigración de Estados Unidos iniciaron deportaciones por avión a la región central de México en un esfuerzo por desalentarlos a que intenten regresar debido a la distancia de la frontera.
 
La Policía de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) informó que 133 deportados, todos hombres, iban a bordo del primer vuelo que partió el jueves desde El Paso, Texas, con destino a la capital de México. Los vuelos se realizarán dos veces por semana.
 
Nicole Navas, portavoz del ICE, indicó que los vuelos tendrán capacidad 136 hombres y mujeres pero no niños. Los deportados serán trasladados desde todo Estados Unidos a Chaparral, Nuevo México, desde donde se les llevará en autobús hasta El Paso.
 
Los vuelos no son voluntarios, a diferencia de un programa previo para deportar mexicanos arrestados por la Patrulla Fronteriza durante una mortal ola de calor en Arizona.
 
En un período de prueba de dos meses que se realizó el año pasado, más de 2,300 mexicanos regresaron a su país en 18 vuelos. Estados Unidos y México acordaron en abril realizar los vuelos de manera permanente.