La autoridades estadounidenses capturaron a 255 presuntos depredadores sexuales como parte de la "Operación iGuardián", realizada en Estados Unidos y el exterior.

La acción, que tuvo una duración de cinco semanas, ayudó a identificar 42 niñas y 19 niños, que eran explotados a través de internet para producir material sexual explícito para compartir por las redes.

Las capturas se llevaron a cabo en los estados de California, Florida, Texas y Nueva York, y en México, Brasil y varias naciones asiáticas.