El enfrentamiento entre los criminales y las fuerzas armadas en Michoacán ha dejado un mar de sangre en los últimos días. 
 
Según reportes oficiales, la cifra de muertos en los últimos días es de 26 personas,  entre los cuales, hay 22 presuntos criminales y cuatro agentes de la Comisión Nacional de Seguridad. 
 
Además, se tiene un registro de por lo menos 23 policías federales heridos. 
 
En medio del escenario, funcionarios del Estado dijeron que el gobierno no a dejará de luchar contra los delincuentes y que seguirán protegiendo a los michoacanos. 
 
Tras los sangrientos días en el Estado, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que reforzará la seguridad  para recuperar la paz donde reina el crimen organizado. 
 
Además señaló que el gobierno federal  y el de Michoacán atenderán demandas sociales como la educación y agua potable en las regiones más afectadas.