Más de 30 activistas pro inmigrantes fueron arrestados por la policía y enfrentan cargos de desobediencia civil por obstruir la Avenida Independencia, la cual recorre el norte del Capitolio de los Estados Unidos, sede del Congreso.

La página web de El Tiempo Latino, publicación del periódico The Washington Post, reporta que los activistas protestaban este jueves gritando consignas y mostrando carteles con mensajes como “Reforma migratoria ahora”, y “Alto a las deportaciones”.

El acto de desobediencia civil fue protagonizado por cientos de familias inmigrantes, incluso niños, y quienes reclamaban al gobierno de Barack Obama que frene las deportaciones.

Entre los asistentes estaba el representante demócrata Luis Gutiérrez, quien no estuvo, sin embargo, entre los arrestados.

Gutiérrez comunicó su deseo de que la Cámara de Representantes siga los pasos del Senado en la aprobación de una reforma migratoria integral.

Además de una vía a la legalización y eventual ciudadanía para los indocumentados, la medida aprobada en el Senado incluye reforzar la vigilancia de la frontera con México, y agilizar y ampliar los procesos de concesión de visas a trabajadores extranjeros.

El Congreso inicia este viernes su receso legislativo hasta el próximo 9 de septiembre sin aprobar la reforma migratoria, mientras grupos defensores de los inmigrantes continúan sus movilizaciones a favor de la legalización de la población indocumentada.


Durante las últimas semanas, el debate migratorio se ha visto eclipsado por la polémica desatada tras los comentarios del representante republicano por Iowa, Steve King, quien acusó a la gran mayoría de jóvenes indocumentados de ser traficantes de drogas.


Las palabras de King, aupado por el movimiento conservador "Tea Party", despertaron el rechazo generalizado de la comunidad inmigrante y de los demócratas, así como de varios de sus colegas republicanos, quienes le reprocharon unos comentarios que, a su juicio, poco ayudan a mantener un debate "serio y razonado".