LOS ÁNGELES (California) – Cada vez más activistas e inmigrantes levantan su voz en contra del aislamiento que una persona puede sufrir, mientras esté en un centro de detención para indocumentados.

Se estima que unos 300 inmigrantes al día sufren dicho castigo de aislamiento, en al menos 50 centros de detención a lo largo y ancho de Estados Unidos.

Expertos afirman que estar en una celda de aislamiento puede tener serias consecuencias en la salud, pues se puede llegar hasta a la locura.