Siempre se ha dicho que como los americanos tienes muchos bebés y reciben muchos inmigrantes, tienen más manejo para enfrentar las pensiones de los jubilados y el cuidado de la salud de los ancianos. Pero, según la revista The Economist, esto ya no es verdad.

La revista explica que después de la salvaje recesión del 2007-09 se han debilitado  las ventajas demográficas.  La fertilidad en el país desde 2007 así como la inmigración  en América han decaído.  En otras palabras, van a haber menos trabajadores contribuyentes en edad adulta que paguen por el soporte de la población de ancianos que crece cada día mas.

Las conclusiones de The Economist se basan en una nueva proyección del U.S. Census Bureau. En efecto, ahora  las cifras son muy diferentes a las de hace cuatro años, en términos demográficos.

Por ejemplo, en 2008 la oficina del Censo anticipo que  en el año 2039 EEUU tendría 400 millones de habitantes, pero en en el 2012  han proyectado que esta cifra se alcanzara en el 2051.  Según el Censo esta diferencia de 12 años  se debe a que " los cálculos realizados sobre nacimientos e ingreso neto de inmigrantes en 2012 son menores que los realizados  en 2008".   

Probablemente algunos celebren el hecho de que el crecimiento de la población  ha disminuido, pero lo cierto es que no hay mucho que celebrar porque mientras que el número de niños  y adultos jóvenes disminuyen el número de ancianos americanos aumenta rápidamente, según la oficina del Censo.

El demógrafo Dowell Myers, del University of Southern California, concluye que  la relación entre trabajadores en edad de retiro  y el número de trabajadores en edad adulta " va a precipitar no solo una crisis fiscal en el sistema del Seguro Social y el Medicare, sino en una pérdida de la fuerza laboral  debido a la jubilación masiva de trabajadores”.

Myers recomienda que "los inmigrantes y sus hijos  ayudarán a llenar este vacío y le brindarán soporte económico al creciente número de “seniors”. Así mismo  los inmigrantes juegan un rol crucial en la compra de bienes raíces de los jubilados y ancianos americanos". Pero con el número de inmigrantes en declive esto será muy difícil de lograr. Necesitamos nuevos trabajadores y nuevos contribuyentes.  Los inmigrantes son un poderoso medio para obtenerlos.