PHOENIX, (Arizona) - Defensores de los derechos de los inmigrantes buscan que se declare inconstitucional la norma impuesta por la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, para que los inmigrantes que tienen permiso para trabajar no puedan sacar su licencia de conductor.

Los grupos pidieron este lunes a un juez rechazar una moción de Brewer para desestimar una apelación de los defensores contra la política de la gobernadora. Ellos argumentan que la política es discriminatoria y viola la ley federal.

Los abogados de Brewer respondieron en un escrito judicial que la política del gobierno de Barack Obama no es ley federal y que aquellos que impulsan la demanda no pueden sustentar su argumento de que los inmigrantes no pueden mantener un empleo o acudir a la escuela sin una licencia de manejo.

El ABC del plan, para los dreamers. Si quieres saber si calificas, dale click aquí

Las autoridades en Arizona "enfrentan consecuencias potencialmente graves si otorgan permisos de conducir a un gran grupo de personas que podrían no tener derecho a ello", señala el escrito judicial.

Hace poco, el gobierno de Obama dio pasos para evitar la deportación de hasta 800,000 inmigrantes. También se les permitió solicitar un permiso renovable de trabajo por dos años.

Los que podrían beneficiarse de la suspensión temporal de la deportación debieron llegar a Estados Unidos antes de cumplir 16 años, ser menores de 30 y haber estado en el país al menos cinco años seguidos, estar estudiando o haberse graduado de secundaria o equivalente, o haber servido en el ejército.

Unos 80,000 inmigrantes en Arizona cumplen los requisitos para este programa, de acuerdo con cálculos estatales.

El "desacuerdo político de Brewer con la decisión discrecional del gobierno federal no es una justificación apropiada para negar las licencias a individuos a quienes se les concedió aplazar su deportación", dijeron abogados que representan a los inmigrantes que presentaron la moción escrita el lunes. Agregaron que la "verdadera razón para el cambio de política fue el deseo de discriminar a un grupo políticamente impopular".

El Departamento de Seguridad Nacional anunció en febrero que aquellos que se beneficiaran de la protección temporal de la deportación a través de la nueva política migratoria del gobierno de Obama son considerados como si estuvieran legalmente en el país.

Defensores de los inmigrantes presentaron la demanda en noviembre a favor de cinco inmigrantes de origen mexicano que viven en Arizona y que llegaron a Estados Unidos de niños. Se beneficiaron de la suspensión de deportaciones del gobierno de Obama pero les negaron las licencias de manejo en Arizona.

Ninguno de los cinco busca indemnización, pero quieren que un juez impida a Arizona negar las licencias a los inmigrantes que pueden beneficiarse del programa de Obama. Busca el estatus de demanda colectiva para permitir que otros inmigrantes de Arizona que pueden acogerse al programa se unan a la demanda.

Los tres grupos que encabezan la demanda son el Centro Nacional Leyes de Inmigración, la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles y el Fondo Mexicano-Estadounidense para la Defensa Legal y la Educación.