LOS ÁNGELES (California) - Un grupo de unos 15 inmigrantes latinoamericanos, la mayoría de Los Ángeles, acudieron a la audiencia general del Papa Francisco en la Plaza de San Pedro.

Su intención fue pedir al pontífice argentino que convenza a Obama, para que detenga las deportaciones y que interceda a favor de la reforma migratoria que se debate en Estados Unidos.

Cabe mencionar que su misión fue un éxito, pues una niña que viaja con dicho grupo, logró acercarse al Papa y le pidió que abogue por los indocumentados.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, será recibido por primera vez por el Papa Francisco en una reunión en la que hablarán de paz, harán un repaso de los actuales conflictos como Ucrania y Siria y también compartirán sus esfuerzos en la lucha contra la pobreza.

"El presidente espera con entusiasmo el momento de debatir con el papa sobre los desafíos globales como la falta de movilidad económica y de oportunidades", añadió Hayden.

Según la portavoz, Obama "agradecerá al papa sus llamamientos por la paz y el respeto de la dignidad humana", pero en este contexto no hay que olvidar que Francisco ha sido uno de los mayores defensores del uso del diálogo en Siria y organizó una jornada de ayuno y oración, mientras el presidente de EE. UU. amenazaba con una intervención militar en ese país.

La última vez que el presidente estadounidense estuvo en el Vaticano fue el 10 de julio de 2009 para reunirse con Benedicto XVI.