SEATTLE - Cientos de inmigrantes fueron amenazados con ser alimentados a la fuerza si mantienen una huelga de hambre iniciada hace cuatro días en el Centro de Detención del Noroeste en el estado de Washington, dijo una abogado defensora de los derechos de los inmigrantes.

Sin embargo, autoridades federales dijeron que esta medida se aplicaría sólo si es médicamente necesaria y con una orden judicial.

La abogada Sandy Restrepo dijo que conversó el lunes con tres de los detenidos en huelga y que le dijeron que fueron retirados del grupo para un interrogatorio individual y que se les indicó que serían alimentados a la fuerza si continuaban la protesta.

"Estaban físicamente fatigados y cansados, pero emocionalmente muy bien", señaló Restrepo, quien agregó que los tres detenidos le dijeron que tenían intención de seguir adelante con el ayuno, en que participan cientos de detenidos desde el viernes.

Los procedimientos de la Policía de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) indican que cualquier detenido que no ingiera alimentos durante 72 horas será remitido a evaluación médica y posible tratamiento.

Funcionarios del ICE dijeron el lunes por la tarde que el personal médico ha adoptado medidas para evaluar a los detenidos en esta categoría. Se desconoce el número a quienes podría aplicarse la medida.

Un funcionario confirmó que han conversado con los detenidos sobre las posibles consecuencias de continuar la huelga de hambre, incluido que se les alimente de manera forzada.

"El ICE respeta totalmente el derecho de todas las personas a manifestar su opinión sin intromisiones", dijo en un comunicado el portavoz de esa agencia, Andrew Muñoz.

"Al tiempo que continuamos trabajando con el Congreso para implementar una reforma migratoria que tenga sentido común, el ICE procura el cumplimiento sensible y eficaz de sus funciones, concentrado en delincuentes convictos, inmigrantes fugitivos y en personas detenidas en la frontera cuando estaban por ingresar ilegalmente en Estados Unidos", agregó.