En una misiva los representantes demócratas Raúl Grijalva de Arizona e Yvette Clarke de Nueva York le recordaron al presidente Barack Obama que un grupo de 29 congresistas le expresaron el pasado 5 de diciembre, la urgencia de detener las deportaciones mientras el congreso decide el estatus de los más de 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven y trabajan en Estados Unidos.

“Mientras su administración se acerca a un sorprendente record de dos millones de deportaciones, le escribimos de nuevo para reiterar nuestro pedido inicial y pedir que se tomen las medidas adicionales, que la Casa Blanca puede tomar para dar descanso a los millones de americanos que esperan poder vivir y trabajar entre nosotros”, dice la carta que insiste en la urgencia de asegurar métodos humanitarios que alivien a los millones de familias que sufren las consecuencias del miedo, la deportación y el irrespeto a sus derechos laborales y civiles.

La carta pide, además, la suspensión de los procesos de deportación en curso que tienen lugar en Arizona luego de la implementación de la SB 1070. “Como lo han demostrado el Departamento de Justicia y las cortes federales existen serios cuestionamientos a la naturaleza legal de cientos de arrestos en Arizona, incluyendo muchos que han resultado en deportaciones”, dice la carta.

Cada día que pasa es otro día en el que mil personas son arrebatadas de sus familias y otro día en el que le fallamos a las familias inmigrantes concluyen los representantes.

“Este tema no se va a resolver solo y el presidente lo sabe”, afirmó Grijalva en un comunicado señalando que levantarse cada día pensando si será ese el día en que lo separen de su familia, no es la forma en que se debe vivir en Estados Unidos. El congresista insistió en que se necesitan políticas realistas.

Se espera que el presidente aborde el tema en su discurso sobre el Estado de la Unión y de respuesta a las inquietudes de los congresistas.

El mandatario insistirá en la necesidad de sacar adelante este año una reforma migratoria, una promesa pendiente desde que llegó a la Casa Blanca en 2009. Se espera que esta semana los republicanos de la Cámara de Representantes, liderados por su presidente, John Boehner, den a conocer sus principios para alcanzar una reforma migratoria