Las compañías con 500 o más empleados en Carolina del Norte deberán usar desde este lunes el E-Verify para comprobar el estatus migratorio de sus nuevos empleados con algunas excepciones en el sector agrícola.

Comprobar la autorización de empleo o verificar la existencia de permisos de trabajo es obligatorio. El Departamento de Trabajo en Carolina del Norte da incluso la posibilidad de hacer denuncias anónimas.

La ley, firmada en junio de 2011 por la gobernadora demócrata Beverly Perdue, exige a los departamentos del estado, universidades y colegios comunitarios, al igual que empresas privadas, corroborar los datos del aspirante a un trabajo con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la Administración del Seguro Social.

El Departamento de Trabajo será la agencia estatal encargada de investigar quejas por el no cumplimiento de la ley, ya que ésta permite que los individuos denuncien, de manera anónima, sospechas de que una empresa contrata a personas sin documentos legales.

Las multas para los empleadores que no utilicen el sistema podrían llegar hasta los 10,000 dólares.

Las compañías con 100 o más empleados tienen que utilizar el sistema para el 1 de enero de 2013, y con 25 personas o más para el 1 de julio de ese año.

Sin embargo, la legislación exime a las empresas del sector agrícola, que emplean a trabajadores temporales o migrantes que laboran 90 días o menos en algunas cosechas.

Durante las discusiones sobre la ley, los agricultores presionaron a los legisladores para conseguir la excepción, ya que estimaciones apuntan a que el 90 % de los trabajadores del campos del estado no cuentan con documentos migratorios.

La agricultura genera 72,000 millones de dólares al año a la economía de Carolina del Norte (20 % del total de los ingresos), ganancias provenientes generalmente de la recolección de tabaco, frutas, vegetales y árboles de Navidad.

Sólo 10,000 campesinos forman parte del programa H-2, que les permite tener una visa legal para trabajar en las cosechas con el patrocinio de un agricultor.

A pesar de esa situación, el presidente de la Asociación de Granjeros de Carolina del Norte, Larry B. Wooten, hizo un llamado la semana pasada a los legisladores federales para que busquen una salida que conduzca a la aprobación de una reforma migratoria.

"Leyes migratorias estatales y falta de una solución a nivel federal están sumergiendo a los agricultores de todo el país en una crisis por la falta de manos para recoger las cosechas", afirmó Wooten, durante una conferencia de prensa telefónica.

Según cifras del Departamento de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), más de 353,000 empleadores utilizan el E-Verify en 900,000 centros de trabajo, y cada semana unas 1,200 empresas se anotan para participar en el programa federal.

El líder del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU), Jaime Contreras (c), habla el miércoles 14 de septiembre 2011, durante una protesta en el Parque Lafayette, en contra de la medida "E-Verify".