NUEVA YORK - El estado de Nueva York dedicará casi medio millón de dólares a ayudar a jóvenes inmigrantes sin papeles que quieran solicitar la suspensión de sus deportaciones y permisos de trabajo temporal bajo un nuevo programa federal.

Miembros de la Asamblea, la cámara baja de la legislatura estatal, dijeron el lunes que el dinero servirá para que aproximadamente 90,000 jóvenes en situación migratoria irregular puedan contar con abogados, información sobre el proceso de solicitud, ayuda para enviar todos los documentos necesarios a las autoridades migratorias y consejos sobre la manera de evitar el pago de tarifas, si es que lo necesitan.

La decisión de ofrecer $450,000 en dinero del estado a cuatro organizaciones de ayuda a inmigrantes para que asesoren a estos jóvenes es propia de una región que abre sus puertas a extranjeros, aunque se encuentren en el país ilegalmente, dijeron los asambleístas durante una conferencia de prensa.

En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, es ilegal que empleados municipales pregunten a un inmigrante que busca información o servicios públicos si se encuentra legalmente en el país.

"Nos gustaría que todos los que puedan soliciten la ayuda que ofrece el programa federal", dijo el presidente de la asamblea estatal, Sheldon Silver. "Esta es una política profundamente humana para cientos de miles de jóvenes que no tienen otra casa que los Estados Unidos y que viven con el miedo permanente a la deportación".

Bajo el nuevo programa federal anunciado en junio, jóvenes que fueron traídos ilegalmente por sus padres a Estados Unidos cuando eran niños y que cumplan ciertos requisitos podrán solicitar la suspensión de sus deportaciones durante dos años y obtener un permiso de trabajo.

El programa, impuesto por el presidente Barack Obama, entra en vigor el miércoles.

Con $150,000 de dinero estatal, la Coalición de Inmigrantes de Nueva York y el Fondo de Acción de Inmigrantes del estado de Nueva York podrán crear una red de servicios legales para ayudar a los jóvenes que quieran acogerse al programa, conocidos como "dreamers".

Los grupos Legal Services NYC y Se Hace Camino Nueva York son otras dos organizaciones sin ánimo de lucro que recibirán $150.000 cada una.

Los jóvenes inmigrantes contarán así con toda la ayuda de forma gratuita.

"Se agradece mucho", dijo Katherine Tabares, una colombiana de 17 años sin papeles que hace de voluntaria en Se Hace Camino Nueva York.

"Intentamos ayudar al mayor número de jóvenes que podemos, para que éstos logren cumplir sus sueños. Queremos ser la próxima generación de ingenieros, médicos, matemáticos de este país", dijo la inmigrante.

Se calcula que aproximadamente 1.76 millones de inmigrantes traídos ilegalmente por sus padres a Estados Unidos cuando eran niños podrían beneficiarse del programa federal de suspensión de deportaciones.

Los jóvenes podrán suspender su deportación si demuestran haber estado en Estados Unidos al menos durante cinco años, tener menos de 31 años, haber llegado al país antes de los 16 años, estar en la actualidad inscritos en alguna escuela de secundaria, haber concluido sus estudios de secundaria u haber obtenido un certificado de aprobación del examen GED, o haberse enrolado en las fuerzas armadas y/o haber estado o estar cursando estudios universitarios.

La Asamblea de Nueva York aprobó hace unos meses un fondo para reunir dinero que luego sirva para becar a estudiantes sin papeles y ayudarles así a ir a la universidad. El senado del estado no ha votado aún a favor de esa iniciativa.