Taco Cid, un restaurante de comida mexicana de Carolina del Sur ha desatado la polémica al vestir a sus empleados con camisetas en las que se puede leer la frase "How to catch an illegal inmigrant", acompañado por un dibujo en caricatura de dos tacos colocados debajo de una caja trampa, como las utilizadas para atrapar ratones.

La foto la tomó Nathan Sloan, un profesor de secundaria en West Columbia, quien por la envió por Twitter y llevó a varios medios a indagar sobre el asunto y al propio restaurante a emitir una declaración en su página web.

En ella,los dueños del establecimiento aseguran que las "camisetas se crearon como una declaración ingeniosa y cómica con respecto a los inmigrantes ilegales. [...] No hay ningún odio racial hacia ningún grupo étnico en específico".

Aún así, consideran que los indocumentados “son una carga para el sistema que apoyamos y bajo el cual vivimos”, y afirman que “no contratamos indocumentados” y que además “nuestros empleados pagan impuestos”.

En declaraciones al periódico The Guardian, una empleada indicó que las camisetas se han puesto a la venta a un precio de $35 más impuestos. “Tenemos aún algunas, pero vamos a ordenar más”, dijo la mujer, quien agregó que la popularidad de las camisetas va en aumento.

¿Broma o declaración de principios? Lo que sí sabemos es que la polémica está servida y que, más allá de las intenciones, este tipo de iniciativas aborda de manera equivocada un tema delicado y sensible para millones de personas.