LOS ANGELES - Las autoridades en California aprobaron la extensión de licencias de conducir e identificaciones oficiales a los estudiantes indocumentados que sean beneficiarios de la Acción Diferida.

La decisión beneficiaría a 350,000 jóvenes que asistirían a las oficinas del Departamento de Vehículos de California (DMV). Una oleada de esta naturaleza, podría provocar colapso y largas filas, parecidas a las que se presentaron hace un par de semanas. La lluvia de solicitudes para someter los documentos para la "Acción Diferida" causó caídas a los sistemas de computación.

El gobierno no descarta un plan especial para atender la "emergencia" que pudiera presentarse y evitar que colapsen sus servicios.

"Las implicaciones de la decisión del gobierno federal no están completamente claras porque apenas empezaron a aceptar solicitudes hace dos días. Nadie ha sido todavía aprobado, y por esta razón no es absolutamente seguro qué documentos recibirán del gobierno federal aquellos cuya solicitud resulte aprobada", comentó su portavoz Armando Botello, al periódico La Opinión de Los Angeles.

El proceso para obtener las identificaciones y las licencias de conducir, estiman, sería de un período total de tres meses.

Cada año, el departamento conduce unas 27 millones de transacciones en sus 169 oficinas de California.

Las reacciones a esta buena noticia, no se hicieron esperar..."Al contrario de Arizona, California reconoce la importancia de la comunidad inmigrante y prioritiza la seguridad pública sobre la demagogia", comentó Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA).

"Es una victoria increíble", celebró por su parte el asambleísta estatal Gil Cedillo. "Es la primera vez en dos décadas que daremos licencias de manejo a los indocumentados", agregó, al periódico californiano.