Decenas de manifestantes pro reforma llegaron hasta las afueras del Servicio de Inmigracion y Control de Aduanas (ICE) en el centro de San Francisco y se lanzaron contra un bus lleno de procesados a deportación para detenerlo.

“Es un mensaje que no vamos a estar aquí sin hacer nada, que no vamos a dejar que nuestras familias se vayan”, expresó ante las cámaras Luis Avalos, uno de los manifestantes.

Los presenten coreaban consignas y mostraban carteles con mensajes como “We will no longer remain in the shadows” (No seguiremos viviendo en la sombra).

“También estamos dejando aquí nuestro sudor, nuestro trabajo y lo único que queremos es una vida digna y que se nos trate dignamente”, dijo por su parte Lula Reboyoso, otra de las manifestantes.

Este acto de desobediencia civil estuvo supervisado por la abogada de inmigración Niloufar Khonsari, quien se aseguraba que no hubieses abuso de autoridad contra los manifestantes.

El presidente Barack Obama manifestó este jueves que la reforma migratoria debería ser la segunda de las tres prioridades a las que el Congreso debe prestarle atención luego de haber alcanzado el día antes un acuerdo que puso final al cierre parcial del gobierno federal.