CENTRO DE REDACCION - Con 245 votos a favor y 139 en contra, la Cámara Baja aprobó un proyecto de ley, escrito por el republicano Lamar Smith, que intenta reformar las visas otorgadas a profesionales extranjeros egresados de universidades estadounidenses. Sin embargo, tiene pocas probabilidades de convertirse en ley.

Por ser este un proyecto republicano, obtuvo mayoría en la Cámara de Representantes, pero la piedra de tranca persiste en el Congreso. Los demócratas lo rechazan por una amplia mayoría, porque buscan una reforma migratoria integral.

El proyecto republicano conocido como Stem Jobs incrementa de 120,000 a 170,000 el número de visas por año a estudiantes de doctorado y post grado, y toma 55,000 cupos de la Lotería de Visas  para otorgarlas a estudiantes universitarios en ciencia y tecnología.

El proyecto Stem tiene pocas probabilidades de ser aprobado por el Senado, en manos demócratas, a un mes de que el Congreso en pleno termine oficialmente sus trabajos para dar paso a uno nuevo, momento en que el presidente reelecto, Barack Obama, asuma su investidura para el nuevo período presidencial.

"Todo el mundo está de acuerdo en que los visados Stem son importantes", pero (...) si apoyamos esta iniciativa, estamos diciendo que un grupo de inmigrantes es mejor que otro", criticó uno de los líderes de la bancada demócrata en temas migratorios, Luis Gutiérrez.

Los demócratas criticaron además el tratamiento diferenciado para las familias de esos estudiantes inmigrantes, que pueden tener facilidades para trabajar en función del tipo de visado.

Los republicanos, por su parte, destacan que el proyecto permite a esos familiares pedir el permiso de residencia definitivo dentro del país, sin tener que salir, tras un año de espera.

Este proyecto sólo cubre una parte ínfima del debate sobre el sistema migratorio, en un país con más de 11 millones de indocumentados.