Existe una alternativa al conducir que todos conocemos. Se trata de una conducción eficiente, moderna e inteligente, que te permite ahorrar combustible, llegar a destino con rapidez y - lo más importante - con seguridad ¿Suena bien, no? ¡Con ustedes, el Eco-driving!

El consumo de energía  y combustible cuesta dinero y aumenta las emisiones de dióxido de carbono y de contaminantes atmosféricos contribuyendo a impactos ambientales negativos. Sin embargo, el Eco-driving  te permite una conducción ecológica y eficiente utilizando poco combustible, en un andar elegante y relajado sin pérdida de tiempo y sobretodo, protegiendo el medioambiente.

¡Apunta estas reglas de oro para utilizar tu carro de manera ecológica!

1. Anticípate al flujo del tráfico. Observa lo que sucede delante de tu vehículo en la carretera para anticiparte al flujo de tráfico tanto como sea posible ¡Actúa en lugar de reaccionar!  Incrementa el ámbito de actuación con una distancia adecuada, para aprovechar la inercia del vehículo.

2. Mantén una velocidad constante a bajas revoluciones. Conduce suavemente, utilizando la marcha más alta posible a bajas revoluciones.
 
3. Sube de marcha pronto. Sube de marcha a aproximadamente 2.000 rpm. Ten en cuenta la situación del tráfico, las necesidades de seguridad y los aspectos específicos del vehículo.
 
4. Comprueba la presión de los neumáticos con frecuencia, por lo menos una vez al mes y antes de conducir a gran velocidad. Los neumáticos deben mantenerse adecuadamente inflados ya que la presión baja es un riesgo para la seguridad y consume más combustible. Para saber la presión idónea, revisa el manual de usuario del vehículo.
 
5. Considera que cualquier uso de energía cuesta combustible y dinero.  Por eso, utiliza el aire acondicionado y el equipamiento eléctrico de manera inteligente y desconecta lo que no sea necesario. La corriente eléctrica se genera por un gasto extra de gasolina en un motor de combustión, por lo tanto, el equipamiento electrónico no funciona “gratis” – siempre cuesta energía y dinero. Evita también, pesos muertos y cargas aerodinámicas.

Como verás, no necesitas gastar millones en un automóvil nuevo y moderno, ni modificar considerablemente tus hábitos al conducir. Es sencillo y fácil, el Eco-driving solo requiere que seas más consciente al conducir y tomes en cuenta ciertas premisas ¿Qué estás esperando para conducir de manera green?

Fuente: Ecodrive.org