CENTRO DE REDACCIÓN - Bajo estrictas medidas de seguridad, los restos de la cantante mexico-americana Jenni Rivera fueron finalmente sepultados en el cementerio All Souls de Long Beach, California, tres semanas después de haber perdido la vida en un trágico accidente aéreo.

La ceremonia fúnebre fue celebrada bajo una inmensa carpa blanca, donde familiares y amigos de La Diva de Banda le ofrecieron el último adiós.

De acuerdo con escenas transmitidas por la televisión nacional, Lupillo Rivera dedicó un momento del luctuoso acto para beber cerveza en honor a su hermana, mientras que un grupo de mariachis entonaba corridos mexicanos.

El propio Lupillo había señalado días atrás que el entierro fue retrasado por cuestiones legales, aunque no ofreció más detalles.

Jenni Rivera murió el pasado 9 de diciembre cuando el avión donde viajaba se estrelló a la altura del municipio Iturbide, enclavado en la Sierra Madre, a dos horas de la ciudad de Monterrey, estado de Nuevo León. Los restos de la nave fueron encontrados el 9 de diciembre en las faldas de una montaña.

El pasado 19 de diciembre, más de 6,000 personas se congregaron en el Gibson Amphiteatre de Los Ángeles para despedir públicamente a la Diva de la Banda, y escuchar las emotivas palabras de sus familiares.