Existe una creencia popular que asegura que quienes más gritan y gimen durante el sexo son los que más gozan. Es sensato pensar que las personas que se dejan llevar por el momento, por el placer, y no piensan en cómo suenan o qué gritan son las que más disfrutan. Pero, ¿eso es cierto?

Enriqueta Lemoine, del portal Mamás Latinas, te cuenta que un reciente estudio de la Universidad de Leeds, en el Reino Unido, señala que existe una relación directa entre la vocalización y exteriorización del placer y un mayor gozo sexual. Es decir, quien más grita, más goza.

El mismo estudio explica además que las mujeres son más ruidosas que los hombres por dos razones principales: porque quieren animar a su pareja o porque experimentan orgasmos más intensos.

¿Quieres saber más?

Haz clic aquí para leer la historia completa.