Vestir elegante en la oficina es un must. Pero no todos los accesorios son apropiados para llevar al trabajo. Aprende cuáles llevar y cuáles debes reservar para el fin de semana.

Menos es más. Regla de oro en el mundo de la moda que se aplica también para el look de oficina. Debes tener en cuenta que el outfit es tu carta de presentación, y no querrás que tus colegas y superiores te vean recargada y bling bling. Escoge accesorios simples que marquen tu estilo en colores neutros o metalizados. Un colgante de perlas, pendientes pequeños, un reloj en tonos plata son ideales para lucir sobria y a la vez distinguida. ¡Recuerda cuanto menos pollution de imagen mejor!

Zapatos cómodos y silenciosos. Las jornadas laborales son largas y, sobretodo, con ritmo. Por eso, es imprescindible que escojas calzado cómodo, que te permita moverte con libertad y, sobretodo, no te lastime los pies. Te recomendamos dejar los tacones altísimos para otro momento, y elegir sandalias y zapatos de cuero bajos o flats, que son sentadoras y el cuero es un material de calidad, que no daña tus pies. Asimismo, si eres de las que no puede vivir sin algo de altura, es mejor que evites los tacos o plataformas de madera o materiales ruidosos, ya que al caminar por la oficina darás un concierto de tacones al que nadie querrá asistir.

Bolsas XL. Cargar muchísimas cosas en la bolsa, es un síntoma femenino: el outfit del gimnasio, los maquillajes, alguna fruta por si ataca el apetito, teléfono, kit de manicura y este listado sigue eternamente. Para esto, necesitas una bolsa donde quepan todos estos elementos cómodamente. No queda estético ir a la oficina con bolsas y bolsitas colgando al mejor estilo árbol navideño. Escoge un modelo extra large, si es de cuero mejor, ya que te asegura resistencia y evita los modelos deportivos que son muy lindos para hacer ejercicio, pero no combinan con tu look de oficina.

Aros, colgantes y pulseras XS. En este caso la regla es inversa a las bolsas. Prioriza los accesorios pequeños y otórgale protagonismo a un sitio de tu cuerpo por vez. Por ejemplo; si quieres resaltar tu escote, escoge un colgante con algún dije y deja libre tu rostro y brazos. De de esta forma, pondrás el foco de atención donde desees dirigir  todas las miradas.

¿Qué otras sugerencias tienes para los accesorios de oficina? Cuéntanos.