Las relaciones amorosas no son algo sencillo de sobrellevar. La cotidianidad, las costumbres, los hábitos, el día a día nos llevan necesariamente a mimetizarnos, a comenzar a depender de la otra persona, a exigir que la otra persona dependa de nosotros. "¿Qué haría sin él?" "Si me faltara me moriría". Estas expresiones están lejos de una persona madura, independiente, sana, con un corazón que puede amar desinteresadamente y en cantidades inconmensurables.

El Diario de la Nena te explica en este artículo cómo hacer para desarrollar una relación sana, apacible, sincera, en la que los dos uedan realizarse como personas, respetando espacios y alcanzando un amor pleno.

Haz clic aquí para leer la historia completa.