Las palabras “familia” y “orden”, no suelen ser parientes cercanos. Es una tarea difícil procurar armonía en la familia y a los jefes del hogar no les toca un rol sencillo. Por eso, te otorgamos una serie de reglas básicas que te ayudarán a mantener las cosas bajo control ¡Apunta estos datos!

Haz listados


Recurre a los famosos checklist, que te permitirán tomar las riendas de todas las actividades del hogar y evitarán que tu memoria te juegue una mala pasada. Todas las jefas de familias organizadas llevan listados con los esenciales. Diferencia listas para las obligaciones mensuales, diarias y semanales. Incluye en las anotaciones el pago del bus escolar, la compra del mercado, los gastos de tu casa, incluso, las actividades deportivas de tus niños y las de tu esposo. Apuntar todo te quitará estrés, e incluso, verás cómo también tu familia se siente contenida y en orden.

Delega responsabilidades

¡No seas verticalista! Si bien seguro estas acostumbrada a liderar tu hogar, es conveniente que delegues responsabilidades entre los miembros de la familia. Además, esto hará que aprendan a tomar responsabilidad por sus actos y por su familia ¿Cómo? Tus niños pequeños pueden encargarse de alimentar a la mascota, los más grandes pueden ocuparse del orden de su habitación y de cuidar de sus hermanos en la escuela. También, puedes asignarle tareas a tu esposo, como ordenar el parque, retirar a los niños de la escuela y lavar la vajilla ¿por qué no?

Controla el presupuesto

Recorta gastos superfluos ¿Puedes encontrar un servicio más barato para el teléfono celular o para el acceso a Internet? ¿Podrías considerar mantener sólo un vehículo para todo la familia y ahorrar en seguro, gasolina y reparaciones? A la hora de salir de vacaciones en lugar de ir a un hotel puedes rentar una casa, suele ser más barato y además les permite cocinar y ahorrarse el gasto de ordenar delivery. La familia media en Estados Unidos come en restaurantes cuatro veces a la semana, lo cual se lleva una buena parte de su presupuesto. Entonces, prepara comida casera y alienta a tus hijos a ayudarte en la cocina ¡seguro son excelentes chefs!

Crea hábitos

¿Por qué te limpias los dientes? ¡Porque es un hábito! ¿Por qué tomas un café o infusión todas las mañanas? ¡Porque es un hábito! Como veras, hacemos muchísimas cosas en el día que asimilamos y por eso, se convierten en hábitos indispensables en nuestra vida. La organización también puede ser un hábito si la practicas todos los días. Debes ser constante y verás cómo poco a poco lo que hoy te lleva tiempo y esfuerzo, será un acto natural para ti y tu familia.

¿Quieres compartirnos tu experiencia? ¡Cuéntanos!