La Cena de Acción de Gracias es una ocasión para disfrutar en familia y con amigos, ponerse al día, agradecer, divertirse y amar. Muchas veces los reencuentros propician temas que luego devienen en discusiones. O tal vez, alguien que está pasando un mal momento resulta una amenaza para la paz de la velada

Para evitar que todo esto arruine el momento, aquí van algunos consejos.

1. Antes de comenzar una discusión, piensa que no es el momento ni el lugar para tenerla. Mira la situación desde afuera, piensa en el resto de los invitados e intenta postergarla.

2. Si la otra persona insiste, dile que pueden hablar al respecto en otro momento.

3. No le digas a nadie que esté excitado que no estás de acuerdo, que no debería pensar así, ni le faltes el respeto. Entre otras cosas, existe la posiblidad de que estés equivocada.

4. En las conversaciones, procura ser suave: muchas discusiones nacen de comentarios ligeros e inofensivos. Evita usar palabras agresivas, o que pueden herir a la otra persona.

5. Sé especialmente educada y dulce con las personas que te alteren, o que te cueste más tratar. Si tienes un problema con algún miembro de tu familia que aún no han resuelto, no es el momento de abordarlo. Trátalo con cariño, con respeto y si saca el tema, elúdelo con clase.

6. Ten siempre en mente que lo más importante es que se trata de tu familia, tus amigos, que se quieren, que son importantes en tu vida y que, en parte, eres quien eres gracias a ellos. Disfruta y haz que los otros disfruten también.

7. Ciertos temas espinosos son ideales para destar acaloradas discusiones, entre ellos, política y religión. Evítalos a toda costa esa noche.

¿Qué otros consejos para tener una velada en paz puedes compartir con nosotro? ¡Déjanos tus comentarios más abajo!