Las rosas, ese objeto maravilloso con el que, desde hace siglos, las personas se demuestran su amor, llenan sus vidas de romanticismo, de magia, de ilusión, son un componente básico e infaltable el día de San Valentín. ¿Quién no adora recibir un buen ramo de rosas mientras su galán la mira, con esos ojos de enamorado y con un poco de timidez?

Pero un ramo de rosas no sólo es una demostración de amor, de afecto, de romanticismo... Es mucho más que eso. La cantidad de flores que se regalen significa algo, de la misma forma que no es lo mismo regalar rosas rojas que blancas. ¿Quieres saber qué te están regalando en realidad?

Sandra Ortiz-Juarez, del portal Mamás Latinas, te explica en esta galería el verdadero significado este este obsequio maravilloso.

Haz clic aquí para leer la historia completa.