Esta diseñadora de accesorios marca tendencia no solo con sus bolsos sino también con la manera de decorar su casa. Su departamento en Manhattan es cálido y hogareño pero además respira juventud y buen gusto. El principio de Rebecca para decorar su casa es: “Llenar tu casa de cosas que amas es lo que hace que sea tu casa”.

En su salón, la diseñadora eligió sofás de grandes superficies amplias en gris topo, decoradas con una multitud de almohadones de distintos tamaños y patrones. Lo que resulta cómodo y desestructurado visualmente.

Desde que su hijo Luca llego a su vida hace seis meses, muchas cosas cambiaron en su vida y en la casa. Por ejemplo decidieron reciclar su armario de arriba –que era muy amplio- y convertirlo en el cambiador de su hijo (pintando las paredes de azul claro y decorándolo con peluches). Para compensar el espacio dedicado a la ropa construyó un enorme armario minimalista blanco en la planta baja y sobre él puso su gran cantidad de zapatos (tiene 200 pares).

Con respecto a la cocina es amplia y grande, porque a Rebecca le encanta cocinar. Cuenta con una gran mesa de apoyo central que también se puede usar para desayunar. Las estanterías para el menaje de la cocina están abiertas y su interior fue pintado de un rojo amarronado a mano para darle un look más cálido a la casa.

En la casa hay mucho espacio para el arte, sea pinturas o dibujos de amigos como postales o posters que fueron adquiriendo en sus viajes por el mundo. Suele pintar los marcos a mano para dar distintos tonos y alegría a la pared. Abundan también grupos fotos de momentos felices con su pareja e hijo. 

Si quieres ver el video con imágenes en la web de Daily Candy, haz clic aquí (está en inglés).