Para esos días en que mueres por algo dulce pero no quieres dejarte caer en los excesos, te damos tres recetas de postres rápidas y deliciosas, pero sobre todo, ¡con pocas calorías!

Flan de café light
Este postre aporta una buena dosis de calcio y no contiene gluten ni azúcar. Puede servirse como postre o a la hora del té y aporta solo 95 calorías por porción.

Ingredientes (4 porciones): 500 cc. de leche parcialmente descremada, 2 huevos enteros, 1 cucharadita de esencia de vainilla, 1 cucharada sopera de Tía María o Licor de café (o amaretto), 100 cc. de café de filtro bien fuerte, 1 chorro de edulcorante líquido o 6 sobrecitos de sucralosa.

Preparación:
Calentar la leche sin que llegue a hervir, reservar.
Batir los huevos con la esencia, el edulcorante y el licor elegido, agregar de a poco la leche caliente y batir constantemente para integrar la preparación y que los huevos no coagulen, incorporar también el café frío.
Colocar en budinera acaramelada o en moldecitos individuales. Cocinar a baño María por 30 a 35 minutos. Desmoldar cuando el flan esté a temperatura ambiente.

Brochette de frutas
Ingredientes (la cantidad de porciones dependerá de la cantidad de frutas que utilices): uvas, frutillas, cobertura de chocolate y granas de colores.

Preparación:
Lavar bien las frutas. Dejar secar y alternar las uvas con las frutillas en la brochette.
Derretir el chocolate cobertura en el microondas o a baño María. Rociar el chocolate cobertura sobre las brochettes.
Colocarlos sobre papel manteca y decorar las brochettes con granas.

Bananas al caramelo
Ingredientes (2 porciones): 2 bananas medianas cortadas a la mitad a lo largo, 2 a 3 cucharadas de manteca, 2 a 3 cucharadas de azúcar negra.

Preparación:
Derretir la manteca en un sartén pequeño a fuego mediano.
Agregar el azúcar y revolver hasta disolver.
Agregar las bananas y freir un lado durante 2 minutos. Dar vuelta y freír del otro lado durante 2 minutos más, hasta que las bananas estén completamente caramelizadas y suaves.

Las bananas y el caramelo se pueden servir solas o arriba de un waffle o sobre una bocha de helado de vainilla.