La carga emocional de padecer el virus del papiloma humano (HPV) es tan difícil como los aspectos médicos en sí, y puede ser aún más complicado cuando se tiene pareja. Tener el virus genera vulnerabilidad y la escasez de información clara y precisa hace que lidiar con esto sea aún más estresante.

Entonces, cuanto más informada te encuentres sobre el virus HPV, sabrás mejor cómo comunicarle a tu compañero la situación y despejar sus dudas. A continuación, resaltaremos ciertos aspectos que la National Cervical Cancer Coalition considera fundamentales y que debes tener en cuenta a la hora de tratar el tema con tu pareja:

Convérsalo:

Antes de dialogar con el otro, debes informarte bien sobre el virus, ya que cuánto más cómoda y advertida te encuentres, te sentirás más fuerte y confiada para expresarte. Respáldate sobre datos certificados y evita caer en mitos que solo generan miedo y confusión. Además, recuerda que padecer HPV no significa que tienes algo malo o grave, por el contrario, el virus es mucho más común de lo que crees y todas las personas sexualmente activas se encuentran expuestas, muchas incluso la padecen pero lo desconocen, al no presentarse síntomas visibles.

Por lo tanto, no te sientes “en el banquillo de los acusados” y toma la conversación como un momento de sinceridad y preocupación por el otro.

Puntos clave para compartir:

•    Existen más de cien tipos de HPV, treinta de ellos asociados a la transmisión sexual. Los HPV de menos riesgo causan verrugas genitales, mientras que los de mayor riesgo pueden causar cambios anormales en las células, con mayor frecuencia del cuello del útero.

•    ¿Quién te ha contagiado? Es muy difícil de determinar ya que puede pasar tiempo indeterminado hasta que el virus se manifieste. Por lo tanto, un diagnóstico reciente de VPH no significa que alguien haya sido infiel.

•    Impacto médico: Los riesgos existen y no deben pasarse por alto, no obstante, vale destacar que en la mayoría de los casos, el HPV es una infección inofensiva que no da lugar a complicaciones de salud.

•    Muy pocos casos de "alto riesgo" del VPH conducen al cáncer cervical, ya que el sistema inmune por lo general, responde a tiempo.

¿Cómo detectar el virus?

Los estudios para detectar el VPH son limitados. El Pap, por ejemplo, está diseñado para detectar cambios anormales en las células del cuello uterino, pero no detecta el virus específicamente. Las pruebas de ADN del VPH aún no detectan el estado de infección. En los hombres el estudio consiste en una inspección visual en busca de lesiones (como verrugas)

¿Cuándo debes realizarte un estudio de detección?


Tras resultados poco claros del Pap, las mayores de treinta años y cuando se detectan síntomas visibles.

Son pocas las certezas

Queda mucho por saber acerca de la transmisión del VPH cuando los síntomas no están presentes. Sin embargo, los estudios demuestran que en la mayoría de los casos, un sistema inmune saludable es la clave para suprimir el VPH con el tiempo.

Fuente: National Cervical Cancer Coalition