Muchas veces callamos lo que sentimos por miedo a herir los sentimientos de alguien más o porque estamos acostumbradas a reprimir nuestras emociones. No olvidemos que las emociones reprimidas se traducen en frustraciones y padecimientos como la ansiedad o el estrés excesivo.

Tampoco se trata de explotar, si no de ser asertiva al momento de decir cualquier cosa, importa que lo digas pero también cómo lo digas. No dar a conocer lo que sientes o expresarlo inadecuadamente te podría imposibilitar para vivir relaciones sanas y duraderas.

Aprender a comunicar tus sentimientos no solo es liberador, también refuerza tu autoestima y te da un lugar ante los demás.

El Diario de La Nena te da algunos consejos prácticos para aprender a expresarte en el momento y de la forma adecuada.

Lee la nota completa y ¡exprésate!