Imagina que estás en una cena con tus amigos, alguien hace un comentario con el que no te identificas y te gustaría decir lo que piensas, pero decides guardar silencio porque sabes que tu punto de vista para nada favorecerá el comentario de la otra persona, más bien es opuesto. ¿Fuiste honesta al quedarte callada o no?

La honestidad es una cualidad que comienza con uno mismo, ser congruentes con lo que somos y actuar en consecuencia. Antes de andar por la vida diciéndole a los demás lo que está bien o mal de su forma de vivir debemos auto-analizarnos y saber si lo que decimos es correcto o mejor aún es congruente con lo que hacemos.

Importa que digas la verdad pero más importante es que todos tus valores y tus ideales los vivas antes de querer enseñarlos o exhibirlos, normalmente la gente que es considerada honesta lo es primeramente respecto de si misma. Ser honesto es diferente a ser criticón o irrespetuoso, importa que digas la verdad conforme a tus creencias y las defiendas,  pero también importa que esa verdad se diga en el momento adecuado, con la intención adecuada y respetando las opiniones de los demás. 

Es difícil decir verdades que a todos le agraden, pues "cada cabeza es un mundo", así que no todas las personas siempre estarán de acuerdo con lo que opinas. Y entonces, ¿cómo ser honestos en todo momento y lugar, sin resultar ofensivos? La Nena te da algunos consejos para que no dejes de ser sincera con tus seres queridos pero guardando la amabilidad y el respeto.

¡Lee la nota completa!