El uso del corsé para adelgazar la cintura e incluso perder el apetito hace que esta prenda aumente aún más los estragos que puede causar a la salud de las mujeres.

En el pasado ya han sido bien reportados otros problemas que causa el corsé: la posible deformación de las costillas, las dificultades para respirar y el daño a órganos internos.

Pero ahora, la anhelada prenda se volvió a poner de moda y muchas la usan porque al estar apretadas tienen sensación de llenura, y lo por tanto comen menos.

Sin embargo, esta es solo una fantasía, pues el efecto no es permanente, y usar estas fajas por hasta 12 horas diarias terminará afectando la salud, dicen los médicos.