Esta noche seguramente tienes planeado despedir el 2012 disfrutando a lo grande con tus amigos y familia en una velada inolvidable. Con sidra, champán o con tu bebida favorita, vas a alzar la copa para decirle adiós al Año Viejo y recibir al Año Nuevo pues, ¿quién no quiere darle la bienvenida a un nuevo ciclo de vida con la mejor actitud?

Para muchas personas, beber unas cuantas copas para pasarla bien, resulta un imperativo, ya que de otro modo no podrían desinhibirse en las fiestas o no encontrarían el incentivo adecuado para reunirse a celebrar. No decimos que todos celebren de esta forma o que toda la gente acostumbre a beber, pero si una gran mayoría. Por lo que te damos algunos consejos acerca de la importancia de hacerlo con moderación.

De acuerdo con el Instituto Nacional en el Abuso del Alcohol y Alcoholismo (NIAAA), la gente bebe para socializar, celebrar y relajarse. El alcohol suele tener un fuerte efecto en la gente. Mientras que el consumo de alcohol no es necesariamente un problema en sí, beber en exceso conlleva una serie de consecuencias.

El alcohol entra al torrente sanguíneo tan pronto como tomas tu primer sorbo. Los efectos inmediatos del alcohol aparecen dentro de los primeros 10 minutos. Cuando bebes, aumentas tu concentración de alcohol en sangre, sus siglas son BAC, cuanto más alto sea tu BAC,  más evidentes serán los efectos del alcohol. Estos efectos pueden incluir:

Reducción de las inhibiciones, dificultad para hablar, confusión, problemas de memoria, problemas de concentración, coma, problemas respiratorios, accidentes automovilísticos, comportamientos de riesgo, conducta violenta, suicidio, homicidio, etc.

Para evitar este y otros factores de riesgo que puedan arruinar una velada que promete ser mágica, te damos algunas sugerencias para no excederte en tu forma de beber.

Conoce la medida de un trago estándar, para poder contar tus tragos con precisión. Una medida de trago estándar equivale a 12 onzas de cerveza, 8 a 9 onzas de licor de malta, 5 onzas de vino de mesa ó 1.5 onzas de bebidas con 80-graduación alcohólica (40%) de contenido alcohólico.

Para un hombre saludable hasta de 65 años de edad, se recomienda  no  beber más de 4 tragos al día,   para mujeres saludables (y hombres saludables mayores de 65 años de edad), se recomienda no beber no más de 3 tragos.

Dependiendo de tu estado de salud, tu doctor puede recomendarte beber menos o la abstención.

Cuando bebas, hazlo con calma. Hazlo de a pequeños sorbos. No bebas más de un trago con alcohol por hora. Alterna “espaciadores de tragos”—tragos sin alcohol, como agua, soda o jugo—con tragos que contengan alcohol.

No bebas con el estómago vacío, ten algo de comida para que el alcohol sea absorbido más lentamente por tu organismo.

Es posible que te ofrezcan un trago en oportunidades en las que no deseas beber. Ten listo un educado y convincente “No, gracias”. Cuanto más rápidamente puedas decir no a estos ofrecimientos, menos propenso serás a ceder. Si vacilas, te estará dando tiempo para pensar excusas para aceptar.

FUENTES

Instituto Nacional en el Abuso del Alcohol y Alcoholismo