Miedo a los genitales, al dolor, a la penetración, inseguridad por tu cuerpo, por tu rendimiento… Cada día son más las personas que no pueden hacerle frente a sus temores y desarrollan alguna fobia sexual. La lista es extensa y hay de todo tipo. Te contamos cuáles son las más comunes.

1. Genofobia: Miedo al sexo. Es la madre de estas fobias. Aunque pueda parecer descabellado, algunas personas tienen mucho miedo a las relaciones sexuales. Pueden pasar una vida entera sin mantener relaciones de ningún tipo.

2. Vaginismo: Se da cuando la mujer desarrolla pánico a ser penetrada. Hasta tal punto que no se atreve siquiera a colocarse un tampón o ir al ginecólogo.

3. Erotofobia: Es el miedo a hablar sobre temas sexuales, eróticos. No tiene nada que ver con el pudor, la buena educación o la vergüenza, va mucho más allá. Es el pánico a mencionar el tema, a pronunciar ciertas palabras.

4. Gimnofobia: Es el pudor hecho trauma. Tenerle miedo a la propia desnudez ―aún estando solos― y a la desnudez del otro. Suele estar, por supuesto, asociada a una tendencia constante a compararse con los demás y a haber creado imágenes idealizadas en la cabeza.

5. Eurotofobia: Pero como las relaciones sexuales se mantienen entre dos, deberíamos mencionar algunas fobias masculinas. Por ejemplo ésta, que es el miedo a los genitales femeninos. No logran comenzar ninguna relación para evitar llegar ese momento. Si entran en intimidad con una mujer, se bloquean.

6. Falofobia: La versión femenina de la eurotofobia es la falofobia, es decir, el miedo implacable por el pene y los testículos. No sólo el miedo a tocarlos, sino también a verlos.

7. Medolmacufobia: Otra fobia de los hombres, una de las más habituales, es el pánico ante la idea de perder la erección.

8. Homofobia: Este es el miedo a los homosexuales o a convertirse en homosexual. Muchas mujeres temen convertirse en lesbianas, lo que les genera una reacción de rechazo a quienes lo son.
 

Fuente: World Health Organization - Department of Mental Health