Se acerca de a poco el día de San Valentín y es tiempo de ir planificando esa noche tan especial. ¡Atrévete a prepararle a tu pareja una cena romántica perfecta! Te contamos todo lo que necesitas saber para decorar el ambiente, la mesa, la comida y generar una atmósfera colmada de pasión y ternura. No te pierdas estos consejos.

1. Las velas, la música de fondo y una iluminación tenue y sugestiva son elementos tan obvios como indispensables. Para darles un toque nuevo, consigue velas aromatizadas o rocíalas tú con canela. Ese aroma actuará como afrodisíaco. Elige, para la música, un artista que a tu pareja le apasione, que sea tranquilo, relajante, pero que transmita emoción.

2. La cena es para dos. Asegúrate de apagar los teléfonos móviles, cerrar las ventanas, desconectar la computadora y de que nadie los interrumpa.

3. Con respecto a la decoración, que sea una cena de noche no significa que los colores tienen que ser oscuros. Explora la posibilidad de aplicar una decoración colorida que imprima alegría y energía al ambiente. Coloca un mantel blanco y, sobre él, dos manteles individuales de colores que hagan juego con las servilletas.

4. No optes por un centro de mesa demasiado grande. Lo ideal es un decorado bajo, no más alto que las copas. Puedes colocar velas entre algunos pocillos con pétalos y frutos rojos como frambuesas, cerezas y fresas, que den frescura y una sensación silvestre a la cena.

5. La ambientación se debe generar en todo el espacio donde se realizará la cena. Cuelga fotografías de ustedes dos, coloca almohadones en el suelo ―por las dudas―, flores…

6. La vestimenta es parte de la ambientación. Vístanse como para la ocasión. No es necesario un smoking y un traje largo ―aunque puede ser divertido―, pero sí producirse como para dar esa sensación de seducción, conquista y pasión.

7. La cena, propiamente dicha, tiene que estar preparada en base a algunos alimentos afrodisíacos: aguacate, ostras, cebolla, apio, almendras y, por supuesto, un buen vino. Para el postre, que no falte el chocolate.

8. Por último, prepárale un buen trago afrodisíaco, tómalo de la mano e invítalo a bailar lentamente para que la pasión comience a surgir.