Te insistieron hasta que aceptaste. Fuiste al salón de belleza, elegiste tu ropa más sexy, tienes la mejor actitud y, sin embargo, la cita es un desastre. En lo único que puedes pensar es en cómo huir de allí. Haz que esa noche sea inolvidable y diviértete poniendo en práctica estas 5 maneras de escapar de una cita.

1. El llamado del amigo: Antes de asistir a la cita, puedes pedirle a una amiga que te llame a una determinada hora. Establecen una palabra de código para avisarle si todo está saliendo bien o no. Por ejemplo, si mencionas la palabra "ensalada". Luego, comienza tu actuación: te lamentas por algo supuestamente grave que ha sucedido a un familiar o amigo, mencionas un hospital y dices que irás para allí. Luego, lo miras con cara compungida, le pides disculpas y ¡listo!

2. La prudencia podría salvarte. Al encontrarse, dile que lamentablemente debes que irte temprano porque al día siguiente tienes una reunión de trabajo muy importante a primera hora de la mañana. Si la cita no sale como esperabas, ya tienes la escapatoria; pero si la estás pasando de maravilla, le dices que no quieres interrumpir esa noche por nada del mundo y quedas como una reina.

3. La interrupción del amigo: Otra alternativa para rescatarse de una noche complicada es pedirle a dos amigas que vayan a tomar algo al mismo lugar al que tú irás con tu pretendiente. Mediante un sistema de señas les indicas si necesitas socorro o si todo va de maravilla. En el caso de que no esté resultando, ellas aparecen simulando sorpresa y desconcierto, diciendo “qué casualidad”, y sin pedir permiso se sientan a la mesa.

4. Twitter: Esta es una opción divertida y tecnológica en la que ponés en las manos de tus amigos tu destino: dependerá de ellos. Siguiendo en Twitter a @EscapeMyDate, en el caso que quieras escapar de tu cita envías un mensaje directo (DM) y tus amigos seleccionados previamente como contactos de emergencia, recibirán tu pedido de ayuda. Esta estrategia también es útil para reuniones familiares o laborales. Depende de ellos si te llaman o no.

5. El truco de la Baby-sitter: Haz de cuenta que te ha llegado un mensaje de texto, pon cara de pánico, haz alguna exclamación de decepción y dile: “Lo lamento mucho, realmente te pido disculpas, pero me mandó un mensaje la babysitter diciendo que uno de mis 5 hijos está vomitando por toda la casa y que ya no sabe qué hacer. Debería irme…”. ¿¡Cinco hijos!? se quedara pensando desconcertado. Nunca más te llamará...