Desde que eras una adolescente has sintonizado las canciones más lentas y desgarradoras cuando te sentías nostálgica o un novio te abandonaba y, en cambio, las melodías más bailables te hacían saltar en el aire cuando vibrabas de amor o alegría rodeada de amigas. Es que la música tiene el poder de guiar nuestro humor, nuestro estado anímico.

El Diario de la Nena va más allá aún: no sólo acompaña nuestro estado sino que además puede moldearlo y modificarlo. De esa manera, escuchar la música adecuada puede sacarnos de un momento triste y hacernos sentir plenamente bien. ¿Cómo es eso?

Existe una serie de tips y pasos que debes dar para conocer en profundidad esta magnífica técnica. No te la pierdas. Haz clic aquí para leer la historia completa.