Contar con una amiga sincera es un tesoro invaluable, lo malo es que no siempre las personas que te rodean son leales y positivas. En ocasiones puede llegar a tu vida, sin que te des cuenta, alguien con problemas personales, como por ejemplo baja autoestima, que te daña en lugar de hacerte sentir bien. Se trata de las amigas tóxicas que pueden volver tu vida una pesadilla e, incluso, enfermarte.

¿Quieres saber cómo reconocer a una amiga tóxica? Toma nota:

•    Minimiza tus triunfos o trata de disminuir tu confianza. Es la típica amiga que cuando
consigues un nuevo empleo te pregunta: “¿Estás segura que vas a poder con la responsabilidad?”

•    El mundo gira a su alrededor. Únicamente son importantes sus problemas. ¿Tú tienes alguno? Ni le importa, ni quiere escucharlo.

•    Trata de controlar tu vida. Siempre está al pendiente de dónde estás, a dónde vas, con quién te quedaste de ver. Puede incluso tratar de evitar que te relaciones con más personas.

•    Rompe a menudo sus promesas. ¿Quedó en ayudarte con tu mudanza? No tuvo tiempo o simplemente lo olvidó.

•    Se le dificulta guardar secretos pero le es fácil hacer burla de ti haciendo uso de lo que le contaste.

•    Sabe insultarte sin que en el momento te des cuenta, sólo lo notas después de reflexionar en ello.

Y... ¿cómo lidiar con las amigas tóxicas?

Lo mejor que puedes hacer es alejarte de ellas porque en realidad no te aportan bienestar, pero si te parece demasiado tajante terminar la relación y quieres intentar salvar tu amistad puedes hacer esto:

Dile cómo te sientes. Expresar tus sentimientos es la mejor manera de afrontar a una amiga tóxica que no quieres perder del todo. Hazle saber que su actitud te lastima y que te gustaría que se comportara de otra manera. Tal vez ella esté dispuesta a cambiar para conservar tu amistad, pero también existe la posibilidad de que no tome en cuenta tu comentario o que se enoje y quiera revertir la situación tratando de hacerte quedar a ti como la mala amiga. En todo caso habrás intentado arreglar las cosas y si ella se aleja, será su decisión y tú te habrás librado de una mala compañía.

Establece límites. Disminuye la frecuencia con que ves a tu amiga tóxica. Vela en pequeñas dosis y en compañía de otros amigos. Si llena tu celular de mensajes con sus problemas, establece una hora en la que ya no le contestarás. Se dará cuenta que no estás cayendo en su juego.

Decide no ser intoxicada. Bien dicen que uno no tiene control sobre las acciones y sentimientos de los demás, pero sí de uno mismo. Asume que sus ataques no te harán daño y tómalos de quien viene: una persona insegura, con baja autoestima.

Enfréntala con humor. Mientras habla y saca su negatividad por medio de críticas hacia ti o los demás, concéntrate en su cara, imagina que se está convirtiendo en un alien y diviértete. También puedes contestar sus comentarios con un chiste.

Pasa más tiempo con tus amigos no tóxicos. Ellos pueden darte consejos sobre la mejor manera de terminar la relación con la amiga tóxica y ofrecerte apoyo cuando eso suceda.

Recuerda que lo primero es tu bienestar y si no la estás pasando bien en esa relación, entonces nada tienes que hacer ahí.