“Muchas veces el dolor de haber perdido a un ser querido no nos hace fácil hablar de ellos, lo cual nos dificulta aún más cerrar las heridas y lo más importante; nos aleja de los sentimientos amorosos y felices que tanto extrañamos”. Así comienza esta interesante historia de Dagmar Polasek para el portal IniciativaT.com. El dolor de recordarlos, nos explica la autora, nos aleja de ellos, de su memoria y de todo lo lindo que nos dieron en la vida.

Por eso, es importante revisar qué hay en nuestro corazón que aún necesita sanar para ordenar esa relación que tanto nos cuesta con esa persona que ya no está a nuestro lado. Existen diferentes maneras de hacerlo. No te pierdas estos consejos y apuesta por una vida más feliz, en paz y honrando a quienes ya partieron.

Haz clic aquí para leer el artículo completo.