¿Sabías que el estrés, ciertos productos de belleza e incluso una mala pedicura pueden causar serios problemas de salud en tu piel? Entérate de qué manera podrían afectarte y cómo combatirlos.


 La piel es el órgano más grande y visible de nuestro cuerpo. Y es fundamental, pues protege otros órganos, mantiene nuestra temperatura y refleja nuestra salud interior. Por eso, es importante tener en cuenta qué cosas podrían dañarla y cuál es la mejor forma de protegerla.


La Academia Americana de Dermatología (AAD, por sus siglas en inglés) ofrece algunas advertencias y consejos que toda mujer debería tener siempre en mente, no sólo para verse bien, sino para estar saludable. Estos son algunos:


- El dermatólogo más importante es siempre una misma. Conoce tu piel, estúdiala y ve cómo reacciona ante el sol, en el invierno, durante días secos… Examínate detenidamente con frecuencia. Si ves algo que te llama la atención, hazte ver por un dermatólogo.


- Una de las causas más comunes de daño es el estrés
. El trabajo, los hijos, la presión diaria… Muchas veces terminamos agobiadas y eso puede repercutir en la piel, trayendo serios problemas de salud como herpes, pérdida de cabello, o puede empeorar ciertas condiciones como psoriasis, rosácea y acné, entre otras.


- Otro factor que puede resultar una amenaza son los productos cosméticos
: la AAD aconseja consultar primero con el dermatólogo para evaluar posibles efectos secundarios y para aprender a aplicarlos correctamente.


La mejor manera para evitar problemas, descubrir tips interesantes y mejorar el aspecto de tu piel es asesorarte por un profesional.


Más consejos aquí (en inglés)