La emoción de la noche empezó con una digna y hermosa representante de la música regional mexicana que encantó con su voz, su belleza y su seguridad; Leslie Mendoza logró el favor de los tres jueces con su interpretación de “El crucifijo de piedra”.

Con tan sólo 13 años, la cantante logró ponerle a Natalia “la piel de gallina”. Roberto Tapia afirmó, por su parte, que la pequeña tenía una voz madura e increíble mientras Prince Royce la calificó de firme y segura.

Sin embargo, este talento de Chicago, Illinois, decidió quedarse con el equipo de Natalia, lo que logró dejar a Prince simplemente, colapsado.

Pero por suerte para él, la siguiente concursante Sachielly Mercado llegó a complementar su equipo. Sachielly, de 14 años es una puertorriqueña que vive en Miami, sueña con ser cantante y tiene a su padre como su gran inspirador.

Pero el gran espectáculo de la noche de “La Voz Kids” fue sin duda Christo Escalanti, un pequeño de 7 añitos que trajo a la escena una alegría contagiosa y una picardía única.

Desde Mount Pleasant, Texas, Christo trajo todo un repertorio de chistes y mucha gracia; tras interpretar “El coco no” y hacer girar las sillas de Roberto Tapia y de Natalia Jiménez, demostró que es único, porque lo había dejado claro minutos antes de entrar al escenario: “yo nunca voy a imitar a nadie”.

Maragnely Vicens fue la siguiente pequeña estrella que invadió el escenario con su presencia de 15 años. Desde San Lorenzo, Puerto Rico llegó a “dar el todo por el todo”, por eso Natalia, muy seguramente, le dejó claro que “había cantado como una reina”.

Después de escuchar que su voz era grande, profunda y madura, Maragnely decidió optar por el Team Royce.

Tras la partida de la intérprete de “Mientes”, llegó al escenario Julio Cesar Yánez, un pequeño que a pesar de padecer una parálisis cerebral que le impide mover normalmente varias partes de su cuerpo, se ha apoyado en la música para salir adelante.

Usando un sombrero firmado por su ídolo Roberto Tapia, Julio interpretó “De qué me presumes”, logrando enfrentar a Tapia y a Royce que luchaban por atraer su talento. Al final el jovencito de 14 años, venido de McAllen, Texas eligió, por su puesto, a su ídolo.

“Qué me vas a dar” fue el tema interpretado por Italia Pérez, una mujercita de 13 años que vino desde Arkansas City, Kansas, para demostrar que lo suyo es cantar y que tiene potencial, como se lo dejó saber Prince Royce.

Natalia fue la afortunada que logró llevarse este talento para su equipo.

Jeyshangelise García, por quien giraron todas las sillas, interpretó “Detrás de mi ventana” con lo que Natalia llamó una voz fuerte y Roberto calificó de espectacular.

Original de Nacuabo, Puerto Rico, la joven cumplió uno de sus sueños al lograr clasificar en el equipo de Natalia, su heroína. “Ella es mi inspiración una de mis cantantes favoritas”, dijo.

Y representando el talento hispano de Kissimmee, Florida, la pequeña Nayeli RodrÍguez, de tan solo 12 añitos, logró encantar a Roberto Tapia, quien opinó que su voz, sencillamente era la voz de un ángel”.

“Mi corazón me lo dijo, creo en tu voz, creo en tu talento”, le dijo el “coach” tras quedársela para su equipo.

Y el broche de oro de la transmisión de este domingo de “La Voz Kids” estuvo a cargo de una joven puertorriqueña de 14 años, que viene del Bronx de Nueva York, y sabe del rigor de la enfermedad y llegó al concurso gracias a su talento pero también a su férrea determinación.

Tras un largo y tortuoso proceso al final del cual Angely Rabsatt, debió someterse a una cirugía de columna vertebral, su voz volvió a sonar con toda la fuerza de su corazón y eso atrapó a todos los “coaches” que pelearon a capa y espada por su talento.

Al final fue el ídolo de las damitas, el guapo Prince Royce, fue quien lo logró. La intérprete de “Lluvia” se quedó con él, porque lo admira, porque sabe que ha luchado para llegar a donde está y porque como él, ella también quiere alcanzar sus sueños.