La actriz Salma Hayek una vez más es noticia, no por una película con una actuación digna de otra nominación al Óscar, sino por sus joyas.

Se trata de unos aretes de diamantes y zafiros, que presuntamente cuestan nada menos que $1 millón de dólares. Salma acertadamente optó por usar un vestido sencillo tal y como lo hizo en la pasada entrega de los Oscar, para así no opacar sus alhajas.

Todo esto sucedió en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, donde la firma Gucci hizo una gran fiesta en honor de la conocida figura del arte pop Ed Ruscha y el cineasta Stanley Kubrick.

Hasta el momento se desconoce si los aretes forman parte de la colección de joyas de la diva mexicana, o si fueron prestadas para la ocasión, una práctica que pocas estrellas admiten, pero que se acostumbra mucho entre las luminarias de Hollywood.