Para tener amigos así, quizás mejor no tenerlos y es que Mark Lester, padrino de los tres hijos de Michael Jackson y uno de sus más íntimos allegados reveló al periódico The Sun que en sus últimas semanas de vida, el cantante bebía hasta seis botellas de vino al día.

El Rey del Pop tenía aparentemente grandes problemas de insomnio que según Lester combatía con grandes cantidades de alcohol al punto de llegar a beber hasta 6 botellas de vino al día.

"El artista estaba desesperado por su insomnio y empleaba el alcohol a fin de conciliar el sueño", dijo Lester.

A pesar de que Jackson vivía rodeado de fuertes medidas de seguridad que velaban por su salud e integridad, Lester se las ingeniaba para colarse en la habitación del hotel del cantante y llevarle alcohol.

El problema de Jackson con el alcohol llegó a niveles insostenibles ya que según Lester, "Michael se desplomó en su cama del hotel. Su médico nos dijo que se había bebido dos tercios de una botella de whisky y que estaba borracho hasta el punto de no tenerse en pie. Al final, se serenó lo suficiente como para a duras penas dar su discurso en la presentación de 'This Is It'".

Pero la leyenda de Michael Jackson continúa viva y no solo a través de su música sino también a través de la polémica y los juzgados.

A la condena de cuatro años que está cumpliendo Conrad Murray, médico personal del cantante, se le suma el litigio que la familia Jackson enfrenta con la promotora de conciertos AEG Live, a quien acusan de haber cometido negligencias al contratar al Dr. Murray, quien tenía que cuidar de Michael mientras se preparaba para su vuelta a los escenarios.

A pesar de haber fallecido, el cantante continúa siendo una fuente de ingresos para sus allegados y ahora el Dr. Murray ya ha dicho que prepara una biografía en la que promete contar muchas intimidades del rey del pop.