Sin saber que sería su última cena, Jenni Rivera se fue de este mundo sólo con una sopa instantánea sabor camarón y un refresco de coca de dieta, que se tomó en una tienda de conveniencia, a unos metros de distancia del Aeropuerto Internacional de la ciudad de Monterrey.

Según el periódico El Norte de esta ciudad, la cantante llegó al lugar acompañada de los otros cuatro pasajeros que también fallecieron en el avionazo la madrugada del domingo.

"Se portó muy bien, entraron primero sus escoltas, la gente que andaba con ella; duraron unos 15 minutos primero ellos, después de ese tiempo bajó Jenni, con sus escoltas y sí duraron como unos 25 minutos", comentó Gabriel Rojo, líder de la tienda al reportero de la publicación Alejandro Jasso.

"Se comió una Maruchan (sopa instantánea), refrescos, una 'pollotana' (nuggets). Quizá por haberse terminado el evento tarde, considero yo que eso les motivó a llegar a la tienda; para nosotros fue un halago, fue sorprendente que haya llegado aquí, pero mal por lo que le pasó".

Las cámaras de seguridad del lugar captaron una de las últimas imágenes de la Gran Señora, vistiendo un conjunto deportivo verde.

Ninguno de los empleados que la vieron pudieron tomarse fotografías con la intérprete, ya que sus celulares no funcionaban, dijeron.

El encargado de la tienda comentó a la publicación que la intérprete les mencionó que su destino era Toluca.