Gwyneth Paltrow vuelve, contra todo pronóstico, a estar de moda. Tras una etapa apartada del cine tal vez porque es una de las actrices que suscita más grima en Holllywood por sus polémicas declaraciones, la actriz ha sido nombrado la mujer más bella del año, triunfa en la taquilla con la tercera entrega de "Iron Man 3" y tiene en cartera "33 días" una película sobre Picasso junto a Antonio Banderas, dirigida por Carlos Saura.

Tras acumular éxitos y premios con "Shakespeare in love", "Emma", "El talento de Mr. Ripley" o "Los Tenenbaums", Paltrow decidió ralentizar su carrera y dedicarse a su vida personal junto a Chris Martin, el líder del grupo Coldplay, con quien se casó en 2003 y con el que tiene dos hijos, Apple Blythe Alison (2004) y Moses Bruce Anthony (2006).

Su afición a la comida sana, los atípicos contenidos de su página web (www.goop.com) y sus estrictas dietas han sido los asuntos que más controversia han generado a la actriz estadounidense, que habla un perfecto español e incluso ha sido nombrada hija predilecta de Talavera de la Reina (localidad del centro-sur de España).

A primera vista, Paltrow, de 40 años, parece ser una mujer dulce ajena a toda polémica, pero nada más lejos de la realidad. Medios de comunicación y ciudadanos anónimos han criticado a la actriz estadounidense por una amplia y variada carta de motivos.

Se la ha criticado por no llevar ropa interior a la premiere de "Iron Man 3" en Los Ángeles, aunque el vestido semitransparente lo requería; por obligar a sus hijos a seguir una estricta dieta sin gluten y de grano no procesado y, para rematar, el New York Times la acusó recientemente de no ser la autora del último de una larga lista de libros de cocina sana que ha escrito.

Sus meteduras de pata, y lo que muchos consideran un carácter pretencioso, le han valido a Paltrow el estatus de "Celebrity más odiada de Hollywood", según la clasificación realizada el año pasado por la revista Star, un pódium que arrebató a la mismísima Anne Hathaway y a Chris Brown, quien le propinara una paliza a su novia Rihanna.

Pero las cosas empiezan a tomar un rumbo diferente. Si a finales del año pasado la edición de People la nombraba la mujer mejor vestida del año, a principio de esta temporada la misma revista arrebataba la corona a Beyonce para dárselo a Paltrow como la más guapa sobre la tierra. Sin duda, 2013 es el año Paltrow.