El boxeador filipino cuenta cómo recibió el mensaje de Dios y qué hará con su carrera.