El número dos del tenis mundial está agradecido con la vida, por tener más, de lo que había "soñado jamás".