NUEVA YORK - Los Azulejos de Toronto suspendieron el martes por tres partidos a su campocorto Yunel Escobar por tener un mensaje homofóbico en español escrito debajo de los ojos en el partido del sábado contra los Medias Rojas de Boston.

Fotografías publicadas en internet mostraron al torpedero cubano con la frase "Tu ere maricón" escrito en la mancha negra, una especie de protector que los jugadores usan debajo de los ojos para reducir el resplandor del sol.

Escobar insistió que el mensaje no fue dirigido "a nadie en particular".

También subrayó la connotación diferente que en los países de Latinoamérica tiene la frase, al asegurar que la empleó "en broma" y que "no tengo nada en contra de los gays".

"Estoy muy arrepentido", dijo Escobar en una rueda de prensa en el Yankee Stadium, donde los Azulejos iniciaban una serie esta semana. "Me disculpo con los fanáticos, la organización y mis compañeros. No fue mi intención ofender a nadie. "Estoy de acuerdo con la suspensión".

Vestido con saco y jeans, Escobar lamentó el revuelo causado.

"No es la primera vez que escribo algo así en mis ojos. Se convirtió de una broma en un problema, de repente frente a tantas cámaras", señaló. "No volverá a ocurrir".

"Estoy avergonzado con mis compañeros. Fue una broma, una idea mía. Yo mismo me puse ese `sticker'", añadió.

El salario que se le descontará a Escobar por la suspensión será donado por el equipo a la Alianza de Gays y Lesbianas contra la Difamación y You Can Play, una organización dedicada a eliminar la homofobia en el deporte.

Además, Escobar deberá participar en un curso sobre tolerancia hacia personas con otra orientación sexual.

"Esto es consecuencia de la falta de educación", dijo el gerente general de los Azulejos Alex Anthopoulos. "No es algo que sólo concierne en el deporte, sino en la sociedad... Es obvio que el problema perdura y éste un ejemplo.

El mánager John Farrell mencionó que Escobar suele escribir mensajes bajo sus ojos -con frases como "Vamos"- y que por eso nadie se percató.

"En el pasado había visto mensajes que eran inspiradores, muy frecuentes, así que nadie prestó atención", dijo Farrell. "El tamaño de las letras es tan pequeño, que para poder verlo hay que mirarle a los ojos".

Los Azulejos tomaron la decisión de suspender a Escobar tras reunirse a primera hora del martes con las autoridades de las Grandes Ligas y del sindicato de peloteros.

La rueda de prensa duró casi media hora, con Escobar sentado al lado de Anthopoulos, Farrell, el coach Luis Rivera y Robbie Guerra, un abogado del gremio de jugadores que hizo de traductor.

De 29 años, Escobar batea para .259 con nueve jonrones y 49 impulsadas esta temporada. Debutó en las mayores con Atlanta en 2007 y llegó a Toronto en 2010 tras un canje.

Escobar devenga este año un salario de 5 millonares de dólares y se calcula que la suspensión le costará unos 83.000 dólares. Toronto puede ejercer opciones para renovarle el contrato en 2014 y 2015.

Una y otra vez, Escobar indicó que usó la frase sin la intención de ofender.

"Tengo varias amistades que son gays. El que me decora es gay. El que me corta el pelo es gay. Ellos no ofendieron", declaró.

"Los latinos entendemos esa palabra un poco diferente", agregó.

Como antecedente, en mayo de 2011, Grandes Ligas suspendió por dos semanas sin derecho a salario al coach de pitcheo de Atlanta Roger McDowell por frases inapropiadas y gestos homofóbicos en dirección a un grupo de aficionados en San Francisco.

"El señor Escobar ha reconocido que se equivocó con sus actos y espero que de esta desafortunada situación pueda aprender y educar a otros que la intolerencia no tiene lugar en nuestro deporte o en nuestra sociedad", dijo el comisionado Bud Selig.

La reglamentación de Grandes Ligas veda el uso de palabras insultantes y símbolos en los uniformes. Pat Courtney, el portavoz de MLB, explicó que consignar textos en la mancha negra cae bajo esa categoría.

Ozzie Guillén, el mánager venezolano de los Marlins, opinó que no cree que Escobar quiso causar un agravio.

"Creo que lo hizo en broma. Sé que su intención no fue tratar de insultar a alguien. No se pueder ser tan estúpido", dijo Guillén en Miami previo a un juego ante Atlanta.

"En mi casa nos decimos eso cada 20 segundos. Tengo tres hijos", dijo Guillén antes de emplear frases coloquiales para saludar en inglés. "Es como lo dices. Pero así son en nuestros países. Tenemos que respetar (las formas de) este país. Entre nosotros nos reímos con eso, pero para otros no es así".