NEWCASTLE (Inglaterra) - No se alcanzó lo que se esperaba de la selección mexicana en su debut en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. La velocidad y el orden de Corea del Sur pudieron más que el equipo dirgido por Luis Fernando Tena. Incluso se vio nerviosismo, falta de definición y contundencia.

La oportunidad más clara de los mexicanos estuvo en los botines de Raúl Jiménez en tiempo agregado, pero su disparo se fue a un lado del arco defendido por el golero surcoreano, Sungryong Jung.

Giovani Dos Santos y Javier aquino también tuvieron oportunidades de concretar.

Los coreanos llegaron al arco, pero José de Jesús Corona lo impidió y lució como el mejor jugador mayor de 23 años, ya que Oribe Peralta y Carlos Salcido se vieron muy lentos.

Corona, de 31 años, asiste a sus segundos Juegos Olímpicos, ya que fue parte de la selección que participó en el torneo de Atenas de 2004, en que el "Tri" fue eliminado en primera ronda.

El técnico Luis Fernando Tena se inclinó por Corona en lugar de Guillermo Ochoa, un arquero que es considerado más popular y de renombre.

El delantero Marco Fabián, quien no tuvo oportunidad de disparar al arco, le dio palmadas a Corona a su paso por la zona mixta.

"Sacó una pelota importante", dijo el atacante de Chivas.

Con una barba bien cortada, Corona admitió que México tendrá que mejorar en lo táctico y buscar tener más la pelota en el siguiente compromiso. Como la mayoría de sus compañeros, el portero de 1.88 metros de altura evitó caer en pánico tras el empate.

A la postre se selló un empate sin goles.

El "Tri" jugará su próximo encuentro del grupo "B" ante Gambia el domingo.