COVENTRY, Inglaterra.-  Saliendo nuevamente de la banca, Giovani Dos Santos marcó un doblete el domingo con el que México derrotó 2-0 a Gabón y afianzó sus esperanzas de clasificarse a la segunda ronda en el fútbol olímpico.

México respiró oxígeno puro con los dos tantos de "Gio", el primero a los 62 minutos y el segundo de penal en tiempo de reposición. México, que venía de empatar sin goles con Corea del Sur, quedó en buena posición en el Grupo B, con cuatro puntos.

Dos Santos la anidó primero desde corta distancia, tras descolocar a un rival luego de recibir un bonito pase de Oribe Peralta, y aumentó desde los doce pasos luego de una falta a Peralta cometida por Henri Ndong, quien fue expulsado por la infracción.

Los mexicanos pasaron algunos sustos al final ante un rival que adoleció de contundencia.

"El equipo mejoró considerablemente en todos los aspectos", expresó el timonel mexicano Luis Fernando Tena. "Al final encontramos los espacios y ganamos con justicia".

"Sabíamos que Gabón era un equipo fuerte y teníamos que tener paciencia", agregó.

México se enfrentará contra Suiza el miércoles en el cierre de la ronda, y el veterano defensa Carlos Salcido expresó a The Associated Press que esta victoria "nos da gran impulso".

"Nos da la confianza para afrontar lo que resta del torneo, que no es nada fácil", añadió.

Tena se la jugó de entrada con el mismo equipo que le empató a Corea del Sur en la primera jornada y que había levantado dudas, dejando nuevamente a Dos Santos en el banco.

Desde el pitazo inicial el equipo se lanzó con todo al ataque y generó dos buenas ocasiones en los primeros minutos, con un remate de Héctor Herrera apenas desviado y un zapatazo frontal desde el área chica de Marco Fabián que contuvo Didier Ovono, el arquero y capitán de Gabón.

Con Peralta y Fabián arriba alimentados por los volantes Javier Aquino por la derecha y Miguel Ponce por la izquierda, México buscó el arco contrario, pero se diluyó al cruzar los tres cuartos de cancha. Ponce lució titubeante.

Gabón, que disputa su primera olimpiada, fue puro entusiasmo, se comió la cancha y peleó todas las pelotas, pero sin ideas.

A los 19 minutos, Ponce recibió un buen balón de Oribe y se enredó cuando podía enfilar y disparar en el área. Se la entregó en corto al defensa Darvin Chávez, quien remató fuerte pero desviado.

Gabón tuvo su mejor oportunidad en un violento tiro libre del mediocampista Jerry Obiang que pasó soplando el horizontal.

Un cabezazo de Oribe y un disparo de Herrera a las manos del portero fueron las réplicas de México, y Tena comenzó a agarrarse la cabeza y a dar instrucciones a los gritos, en clara señal de desesperación.

Tena sólo esperó la reanudación del partido para mover sus cartas, metiendo más carne en el asador, con el ingreso de Dos Santos por el timorato Ponce. Posteriormente Jorge Enríquez sustituyó a Herrera para mejorar la marca.

A partir de entonces, México se vio mejor y generó la chance más clara hasta el momento, en un remate de Peralta que envió milagrosamente al córner Ovono cuando la pelota iba a colarse justo en el segundo palo del arquero.

El partido se hizo un monólogo mexicano. Gabón se defendía como podía, alentado por la afición en el estadio de Coventry.

Fue en ese momento de presión en que finalmente llegó el gol mexicano, en los pies de Dos Santos y tras una maniobra de Peralta. El ariete controló un balón en el área y burló a un defensa pasando en corto hacia atrás para que Dos Santos la acomodara y con pierna izquierda la anidara rasante y pegada al segundo palo frente a un Ovono muy estático.

"Es un jugador que está cada vez mejor en cuanto a técnica y en lo físico, a pesar de que viene de tres semanas de vacaciones y poco ha jugado en su actual club", agregó Tena.