Ryan Lochte cerró de un portazo el dominio olímpico de Michael Phelps al imponerse el sábado con pasmosa facilidad en la final de los 400 metros combinados en la natación en Londres.

El estadounidense cronometró 4:05.18 minutos para destronar a su compatriota, campeón hace cuatro años en Beijing y dueño del récord mundial de la prueba.

Phelps, que se clasificó a duras penas con el peor tiempo entre los ocho finalistas, ni siquiera subió al podio y quedó cuarto, a más de cuatro segundos de su compañero de equipo.

El brasileño Thiago Pereira consiguió una sorpresiva medalla de plata con 4:08.86, mientras que el japonés Kosuke Hagino se llevó el bronce con 4:08.94.

Phelps, dueño de 14 medallas olímpicas de oro --récord absoluto--, necesita tres presas de cualquie rmetal para pasar a la historia como el deportista que más veces a subido al podio olímpico. En la actualidad tiene 16 medallas, dos menos que la gimnasta soviética Larisa Latynina.

Al terminar la prueba, Phelps casi ni pudo salir de la piscina.

"Fue una carrera horrible", expresó. "Me sentía bien en los primeros 200 metros. Pero a partir de allí, no sé qué pasó. (Los demás) Hicieron carreras mucho mejores que la mía, más inteligentes, y estuvieron mejor preparados que yo. Por eso subieron al podio".

Fue la primera vez desde los juegos de Sydney del 2000 que Phelps, por entonces un desconocido de 15 años que se clasificó para una sola prueba, no ganó al menos un bronce. Desde entonces, subió al podio en 16 pruebas seguidas, cosechando 14 oros y dos bronces.

Lochte salió de la piscina con una gran sonrisa, saludando al público y sin signos de cansancio. Había dicho que este sería su año.

"Estoy anonadado", expresó.

Agregó que Phelps "dio todo lo que tenía y eso es lo máximo que se le puede pedir".

La actuación del sábado hace que surjan dudas respecto a las posibilidades de Phelps de ser el primer nadador que gana una prueba tres veces seguidas. Frustrada esta primera oportuniad, todavía podría hacerlo en los 200 combinado y los 100 y 200 mariposa. En total, Phelps competirá en siete pruebas en Londres.

Su debacle fue un shock, teniendo en cuenta que se trata de un nadador que ganó seis medallas de oro en Atenas y ocho en Beijing, fijando una marca que será difícil igualar.

Phelps se retrasó desde el comienzo, en el estilo mariposa, su fuerte, y de allí en mas el dominio de Lochte fue abrumador. Fue ampliando su ventaja de espalda y pecho, y cerró con un libre sin apuros, sacándole más de tres cuerpos a sus rivales más cercanos.